Del desempeño normal al excepcional para permanecer en el mercado laboral


Hace un par de semanas leí un artículo en prensa que me hizo reflexionar sobre la paradoja de la guerra por el talento, a pesar de la crisis y el elevado nivel de paro.

Está claro que los profesionales con un desempeño normal no tienen un impacto suficiente para conseguir los resultados empresariales como el de los profesionales que son verdaderamente “brillantes”.

Si tuvieras que medir el grado de satisfacción de tu desempeño del 1 al 10, ¿dónde estarías tú en este momento? Situándonos ahora en los entornos inciertos y turbulentos que vivimos en nuestras empresas, ¿eres suficientemente creativo capaz de motivar a tu equipo?, puntúate también del 1 al 10.  Si ahora revisaras de nuevo el resultado de tu nivel de satisfacción, ¿sería el mismo?

Sólo quería sensibilizarte para que tomaras mayor conciencia de cómo se está re-enfocando la demanda laboral. Se requieren profesionales con una mezcla de conocimientos técnicos y conocimientos mucho más especializados, con sabiduría capaz de desarrollar el negocio y el marketing para retener consumidores – clientes – personas y con experiencia en gestión eficiente de equipos con “autonomía dirigida” para mejorar el desempeño de cada uno de ellos y de uno mismo.

¿Qué más deseas hacer para ser y sentirte un profesional brillante?

En claves empresariales, ser brillante significa ser excepcional. La excepcionalidad conlleva valores, conductas ejemplares en la gestión de los equipos y en la consecución de resultados empresariales.

La lucha por el talento se está encarnizando cada vez más entre las empresas por tener mejores profesionales con una gran capacidad de autogestión y co-creación, con una cultura orientada a resultados, al alto rendimiento.

Tener talento innovador implica cooperación creativa y trabajo en equipo. Tener talento inspirador enseña a los demás el arte de sacar provecho a lo que es propio de cada persona, de modo que cada persona se vuelve “indispensable” en la organización en virtud de sus capacidades. Talento comercial también.

Estas son las garantías para estar en activo y con plena satisfacción por contribuir a la sostenibilidad de la empresa. Sin embargo, el mantenerse con un desempeño normal puede llevarte a situaciones desalentadoras.

¿Qué más puedo hacer yo para contribuir al cumplimiento de los objetivos de mi empresa?

Hay herramientas que pueden acompañarte en este viaje hacia tu excepcionalidad. Trata de pensar desde esta nueva perspectiva y tu valor en el mercado crecerá. 

1 comentarios:

carlos pompa dijo...

Hola.

Comentas al final que hay herramientas que nos ayudan a mejorar en nuestro camino a la excepcionalidad...¿qué herramientas son? ¿Puedes nombrar alguna en concreto?

Publicar un comentario en la entrada